martes, 26 de junio de 2012

Profesionales de las bodas y crisis: cómo evitar pensamientos negativos (I)

La crisis económica afecta a cualquiera. Aunque el sector de las bodas no es el más afectado, los profesionales sí que notamos cierto parón en nuestra actividad, la competencia es muy dura y muchas veces afloran sentimientos negativos que nos invaden y, sobre todo, nos pueden llegar a paralizar. Justo lo que no nos podemos permitir en un momento en el que hay que dar el do de pecho para seguir en la brecha. ¡Hay que levantar ese ánimo como sea!


Generalmente se producen 12 errores que sesgan los pensamientos a la hora de interpretar una situación emocionalmente, ya se trate de una respuesta de un proveedor, una entrevista con unos novios o un análisis de la situación de la propia empresa. Detectar esos errores que dan lugar a pensamientos negativos es el primer paso para neutralizarlos. En esta entrada hablaremos de los seis primeros.

1. Efecto lupa.

Nos centramos en un solo aspecto de una situación, el negativo, que magnificamos. Así, no podemos advertir los aspectos positivos de la situación. Por ejemplo: Tras una reunión con unos novios, se me olvidó asesorarles sobre un servicio complementario que les podría interesar mucho. Entonces me fijo sólo en ese error y no en el resto de conductas adecuadas que he desarrollado con ellos.

2. O todo, o nada.

Se da cuando analizamos y valoramos una situación de manera polarizada. Por ejemplo: "Todo me sale mal", "Nunca lo conseguiré", "Soy un desastre absoluto". ¿Ya has olvidado aquella boda tan preciosa que organizaste y el agradecimiento de los novios al finalizar? ¿O la cara de felicidad de aquella novia cuando salió de tu peluquería para ir a vestirse a casa?
Necesitamos identificar las emociones negativas
para neutralizarlas y evitar que nos invadan.

3. Nadie me quiere.
Ante un detalle de una situación, obtenemos conclusiones negativas que llevamos a reglas generales. Es decir: "Ya nadie va a querer trabajar conmigo", "Nadie confiará en mí". El concepto "nadie", en la Tierra, excluye a siete mil millones de personas. ¿Estás seguro de que nadie va a confiar en tí?

4. El "psicólogo".

Se da cuando atribuimos estados de ánimo a otros sin ningún tipo de evidencia. Por ejemplo, cuando pensamos cosas como "Seguro que el jefe está enfadado conmigo porque he hecho algo mal". Pero, alma de cántaro, ¿de puede saber qué has hecho mal? Y si has hecho algo, ¿no crees que lo mejor será comentarlo y salir de dudas?


5. ¡Esto es una catástrofe!

Las malas noticias que nos rodean por todas partes nos hacen temer constantemente que, ante cualquier situación, siempre va a ocurrir lo peor. "Ya verás cómo somos el restaurante de la zona que menos clientes consigue" es un buen ejemplo de ello. Créeme, a todo hay quien gane :) Y lo importante es trabajar para evitarlo, no lamentarse por anticipado.

No, no siempre tiene por qué pasar lo peor. A veces,
las cosas salen bien y todo :)

6. Emociones que "razonan".

Cuando las emociones nos inundan, el pensamiento lógico queda a un lado y pensamos cosas como "No valgo para esto de diseñar vestidos de novia". Volvemos al punto 3: ¿Y esa novia encantada porque hiciste el vestido de sus sueños? Lo hiciste tú, no podía ser otra persona, así que sí: eres especial y vales mucho.

Identificar estos errores es fundamental para poder modificar tu actitud y conseguir otra más productiva. Lo primero que debes hacer es discriminar las emociones que te han llevado a pensar así y, a partir de ahí, regularlas para que no provoquen nuevos pensamientos negativos. La semana que viene hablaremos de otros errores muy comunes que también puedes evitar.

¿Te suenan estos errores de algo? ¿Alguna vez has pensado así? ¿Qué herramientas utilizas tú para espantar los pensamientos negativos?

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...