martes, 12 de junio de 2012

Una boda en naranja... solidaria y emotiva


¿Os acordáis de lo intrigadas que estábamos con lo que podía estar haciendo Rocío, de Luz Verde Eventos, en esta boda?  Sí, sabemos que las wedding planners tienen que saber hacer de todo, pero la pesca submarina ya nos parecía un poco excesivo, jejeje :D Así que le preguntamos. Y nos contó una historia verdaderamente conmovedora.


Rocío organizaba la boda de un chico y una chica (que prefieren permanecer en el anonimato) a la que le faltaba algo muy importante. Por desgracia, lo que le faltaba era el padre del novio. No pudo ver a su hijo y a su novia jurarse amor eterno porque nueve meses atrás había fallecido de cáncer. De alguna manera, los novios quisieron que el día más importante de su vida también fuera importante para otras personas enfermas, como homenaje a una persona a la que echaban tanto de menos.


Dando vueltas a la manera en que podían llevar a cabo este homenaje, wedding planner y novios decidieron una magnífica estrategia: con el color naranja como hilo conductor, jugaron con varios elementos presentes en la boda y les añadieron una pizca de solidaridad. Todo ello debía hacerse implicando a los invitados, así que siguieron tres pasos:
Primero decidieron sustituir los tradicionales centros de mesa de flores por peceras con carpas naranjas en su interior.


En segundo lugar, regalaron a sus invitados como recuerdo de la boda estas cajitas con jabones a favor de la Fundación Sandra Ibarra de solidaridad frente al cáncer, que adquirieron en Sueño de Hadas. Por cada unidad, donaban un euro a esta entidad.



Y en tercer lugar, tras el banquete, organizaron una divertida subasta de peces ¡¡Efectivamente, Rocío estaba preparando, en esa foto, a los peces para que después fueran subastados!! El dinero recaudado se destinó a la misma fundación de lucha contra el cáncer y los ganadores se llevaron sus peces a casa en un tarrito de cristal adornado también con una cinta naranja.


Además de rendir homenaje al padre del novio, en esta boda se consiguieron tres objetivos más: implicar un poquito a los invitados en la lucha contra el cáncer, recordar junto a ellos a una persona que echaban mucho de menos y sacar un maravilloso y solidario rendimiento a los detalles de la boda. Todo ello en torno a un color, el naranja, que identifica a la fundación y que ya forma parte de los recuerdos de esta pareja de recién casados... y de sus invitados.

1 comentario:

  1. Me descubro ante estos novios.

    Yo no me habría visto capaz por el recuerdo.

    Un abrazo.

    ResponderEliminar

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...