jueves, 10 de mayo de 2012

Mi gran boda marinera (Carol&Tito) :)


La novia y las damas de honor.

Va a hacer ya un año que nos casamos… y parece que fue ayer. Qué queréis que os diga... ¡¡la verdad es que tengo morriña de ese momento boda!! Por eso me gustaría compartir con todos vosotros algún recuerdo de aquel día, que fue el resultado de mucho tiempo y, sobre todo, de mucha ilusión. Y que comprendáis por qué Rocío y yo nos dimos cuenta de que a muchas parejas de novios les vendría bien un showroom con ideas originales para su boda como Wedding Room :)

Bueno... jeje... cuando digo "mucho tiempo" quiero decir que estuvimos ¡¡un año entero con los preparativos!! ¡Es que queríamos que fuera una boda muy personal! :) Queríamos una boda marinera, así que desde la invitación, empezamos con la temática. ¡Incluso tuvimos nuestro propio logo!

El logo de nuestra boda

Para la celebración elegimos una finca con jardín en Villajoyosa (Finca El Secanet),  donde celebramos tanto la boda como el banquete (Catering YA).
Hicimos dos invitaciones, una para la gente VIP que era un cofre del tesoro, y otra también handmade, que realizamos con auténticas estrellitas de mar... Sí, se puede hacer y además queda genial :) Si sois buenos, a lo mejor en otra entrada os cuento cómo... ;)

Invitaciones en cofre para una boda marinera.


Yo quería que mis chicas compartieran conmigo ese día tan especial de una manera... pues eso, especial. Así que me lié la manta a la cabeza y monté una boda con damas de honor :D Siguiendo con el espíritu marinero, elegimos el color azul de base para los vestidos de las damas (todos del mismo tono pero diferentes modelos), también en mi ramo de novia y los pendientes.

Zapatos de novia, pendientes Swaroski, corsé de novia y ramo rosas tintadas.
Este es un detalle de los zapatos, de SARA NAVARRO, pendientes de SWAROVSKI, ramo de novia con rosas tintadas de azul y corsé LISE CHARMEL.



Mi madre también iba de azul, pero en diferente tono, y mi suegra con un modelo de Pronovias en gris precioso. Mi vestido también fue de Pronovias, un chollo de los que sacan de vez en cuando en venta de muestras. Me lo compré un día, de repente, ¡y me lo llevé a casa!

El novio, la novia, las mamás y las damas de honor.

Para la decoración de la boda, optamos de nuevo por aires marineros, ya que el entorno lo pedía. Yo vivo en Madrid, así que echo mucho de menos el mar, así que, ¡hala! Sobredosis de Mediterráneo para el día de nuestra boda, ¡jaja!


Elegimos una preciosa alfombra en color azul, y decoramos las sillas con paipáis naturales y lazos de yute en dos tonos de azul diferentes. El “altar” era una balaustrada que simulaba un barco, con farol, ancla, timón, y sus redes azules decoradas. Quedó precioso.



Alfombra azul turquesa para boda civil

Durante la ceremonia, leyeron nuestros mejores amigos textos muy emotivos, entre ellos, un fragmento de El Principito, mi libro favorito. Por supuesto, ¡lloré! También hicimos la ceremonia de las velas y leímos nuestros votos con un libro que nos hizo mi tía Ana (Pirikete). Los anillos los llevó nuestro sobrino Rafa en una concha que hizo mi madre con una perla de raso.


Por toda la finca había rincones marineros, creando un conjunto que a todos los invitados les gustó mucho. Fijaos en el protocolo de las mesas: ¡no tiene nada que ver con las típicas Din-A4 pegoteadas sobre un atril! Pues también es fácil de hacer :)

Protocolo original y decoración de la finca para una boda marinera.
Rincón con tesoro y fuentes decoradas con velas flotantes y estrellas de mar.

También pensamos en los niños invitados a la boda , y su parte estaba inspirada en una fiesta pirata, con globos (Superglobos), animadores (Trokotro) y un gran barco pirata de cartón con cajitas de chuches (Sueño de Hadas)


Juegos y decoración para niños invitados a una boda


El banquete se celebró en una carpa en la misma finca. Utilizamos como centros de mesa unas peceras decoradas con arena, una vela encendida y conchas y estrellas de mar. A la mantelería blanca básica, añadimos un camino de mesa color turquesa y colocamos los meseros, que hicimos con imágenes de estrellas de mar, en portafotos de pinza metálicos.





A la hora de la tarta, sorprendimos a nuestros invitados con unos muñequitos muy especiales, que nos regaló nuestra amiga de Smileliz, un novio marinerito y su enamorada. Mis cuñados nos prepararon un vídeo muy especial, con fotos desde que éramos pequeños, que nos emocionó muchísimo.

Los muñecos de la tarta

Por supuesto, los detalles de los invitados eran de Sueño de Hadas. Unas preciosas cajas de Selfpackaging para las mujeres, que contenían cinco jabones diferentes de aceites esenciales inspirados en el Mediterráneo (naranja, chocolate, algas, aloe vera y romero) y para los hombres, un vino de naranja elaborado en el pueblo vecino de Altea.

Regalos para los invitados a nuestra boda

Por último, en la pista de baile colocamos una candybar que no duró ni media hora… ¡los niños lloraban porque los mayores se comían “sus chuches”! :D


La candy bar de nuestra boda

Agradecemos las fotos a VIRGINIA GIMENO, que nos hizo un reportaje maravilloso y que ha ganado un premio internacional con esta fantástica foto con la que abríamos el post y que no me canso de repetir :D


Y a vosotros el haber compartido con nosotros estos recuerdos de una boda que (snif!) preparamos con tanto cariño y tanta ilusión durante un año entero :) Seguro que ahora entendéis por qué un Wedding Room nos hubiera venido de perlas entonces, ¿verdad? ;)

No hay comentarios:

Publicar un comentario

Related Posts Plugin for WordPress, Blogger...